Archivos para julio, 2011

Delirio

Publicado: 30 julio 2011 en Culturales

Anoche por fin fuí a ver uno de los espectáculos caleños más famosos: el circo-salsa- orquesta Delirio. Una mezcla de baile, con música al vivo y acrobacia hecha con mucho profesionalismo por 150 bailarines, más la orquesta y un equipo muy bueno de logística. El espectáculo lastimosamente no es para cualquiera. Las boletas estaban a 100 000 pesos. Pero se nota el árduo trabajo de los coreógrafos, músicos, bailarines y demás equipo para producir un espectáculo de gran calidad. Afortunadamente tienen muchos patrocinadores! Y yo consideraría que parte de nuestro presupuesto de la ciudad y del departamento debería ir justamente a patrocinar estas iniciativas que es una de las formas más efectivas de ayudar en seguridad – dándole algo qué hacer a la gente y sobre todo a los jóvenes… en vez de robársela como es de costumbre.

Hay mucho talento en esta región y Delirio es una muestra de ello. Anoche con una presentación llamada “Oda al Pacífico”, el show empezó en la costa pacífica y sus ritmos y ritos y terminó en Cali, entre los estaderos y rumbeaderos enmarcados por la colina de San Antonio, el Rio Cauca y el cerro de las Tres Cruces. Lo bueno del show es también que es altamente interactivo y en intermedios fuimos los asistentes los que nos tomábamos la pista de baile. Lo mismo que al final, cuando la buena música y los espectadores se adueñan de la carpa de circo. Delirio tiene lugar el último viernes de cada mes en el Parque del Amor, al norte de Cali. Y vale cada peso!

(más…)

Los plantones en Cali

Publicado: 30 julio 2011 en Derechos Humanos

Habría para hacer plantones en Colombia por cada derecho violado todos los días del año. Sólo en ésta semana he estado en dos: la Ruta Pacífica de las Mujeres realiza cada último martes de mes un plantón para visibilizar que los derechos violados de las mujeres en el conflicto colombiano. Los abusos sexuales que sufren las mujeres en el conflicto son tercamente invisibilizados cuando hablamos de la guerra. Sólo dos paramilitares han confesado y sido condenados por abusos sexuales en las audiencias que se realizan en el marco de Justicia y Paz, reveló un estudio de la Universidad del Valle que saldrá publicado en septiembre próximo. Pero son miles los niños, niñas y mujeres que han sufrido intimidación sexual y claro las violaciones.

(más…)

Niño o niña?

Publicado: 24 julio 2011 en Mujeres

La pregunta del millón. Desde que se me nota el embarazo la gente pregunta si es niño o niña.  La señora que atiende  en La 14 me dice: “Y si no sabe, cómo le va a comprar ropita?!”, casi que estupefacta por el hecho de una madre no querer saber el sexo de su bebé. Y mi ginecólogo en Colombia casi se va de para atrás cuando le dije que no me dijera el sexo:
“Pero cómo le vas a hacer la estimulación temprana?” me preguntó.
“Pues yo ya le leo, le hablo, le canto. Qué más estimulación? Y no importa si es niño o niña, haría lo mismo” le dije.
“Pero y el nombre? Eso también es muy importante”
– “Pues lo del nombre ya veremos”

Desde que me enteré que estoy esperando bebé tomé la decisión de no querer saber su sexo. Al inicio porque pensaba, y aún pienso, que es parte del embarazo esperar una sorpresa. Es una nueva personita que viene a nuestras vidas y será todo un placer aprender a conocernos. Y además porque la verdad: no me interesa. Qué diferencia tiene que sea un niño o una niña? Por lo menos en mi forma de pensar no le hago la diferencia. No influirá en nuestra forma de educar. Lo importante es que con toda seguridad – y algo de suerte- será un ser humano. Y además un ser humano sano. Con eso nos basta y nos sobra. Estaré agradecida con la naturaleza, con mi cuerpo, con el cosmos de poder tener a un bebé humano sano.

Pero durante mi embarazo he sentido de una forma más radical la forma en que nuestros niños y niñas son distanciados en sus roles en la vida aún desde el vientre de sus madres. Primero por algo tan aparentemente inocente como la ropa. Los almacenes hacen una marcada diferencia entre la ropita de un bebé femenino y uno masculino. Lo azúl y lo rosado. El vestidito y pantalonsito.

A la niña en hospitales colombianos hasta les abren los agujeros para los aretes ahí mismo. Hace dos semanas cuando me disponía a recibir mi vacuna contra el tétano, llegó una mujer diciendo que acababa de nacer su sobrina y quería saber cuánto costaba hacerle los huecos en las orejas. “Cuando madre e hija sean dadas de alta, pueden bajar aquí que aquí se los hacemos. Cuesta 60.000 pesos” – le contestó la funcionaria.

En el mismo cuarto había una bebé esperando ser vacunada, y llorando, no tanto por la vacuna, sino por la balaca en la cabeza que le incomodaba. Porqué esa insistencia en abrirles huecos a las bebés y ponerles balacas y vestidos rosados? Porqué esa insistencia en hacerles la vida más difícil y más incómoda a las bebés desde chiquitas, si de todas formas ya vendrá la hora en que la sociedad les dirá que “deben” ponerse brasier y andar con tacones y minifaldas, mientras los varones irán por la vida con su ropa cómoda, apta para correr, subirse a los árboles, manejar moto tranquilamente y abrirse de piernas en los asientos de los buses mientras la mujer al lado las cruza y trata de hacerse chiquita como para no ocupar tanto espacio?

Qué queremos con estas diferenciaciones a tan temprana edad? Que de una vez quede claro para el mundo y el bebé qué espacio es el que va a ocupar en la sociedad? El mundo de los hombres patiabiertos y ocupando el máximo espacio posible en la sociedad, creyéndose los muy importantes y los muy competentes o el  mundo de mujeres, piernicruzadas, tratando de no ocupar mucho espacio en la sociedad, con ropa incómoda, trantando de ser sexys y calladitas que así se ven más bonitas?

Como madre ya desde el vientre estoy visualizando que deseo que mi bebé, sea niño o niña, se sienta cómodo/a desde el inicio – en amarillo, rojo, blanco, rosado o azul – acaso no le puedo comprar azul para la niña y rosado para el niño? o mejor saco de circulación ambos colores? Y que a medida que vaya creciendo tenga ropa en la que se pueda mover, correr, saltar, brincar, subirse a los árboles, jugar fútbol, llegar sucio/a de la calle, tener amiguitos y amiguitas, ser una criança – un infante. La palabra portuguesa criança [crianza]  no denota sexo, puede ser niño o niña y me parece una palabra bella y descomplicada ajustada para esa edad donde no deberíamos hacer diferencias entre ellos y ellas.

Y por último tendré que agradecerle a mi padre infinitamente que muchas veces pelió con mi madre para que no me comprara vestidos, y sí mejor tenis, sudaderas, shorts, camisetas, pantalones y me impulsó a tener amigos varones para ir a jugar fútbol y baloncesto, me compraba bicicletas y balones en vez de juegos de cocina. Creo que a su educación le debo mi amor por el deporte y mi visión en el mundo como que soy y valgo igual a lo que un hombre y hacerme respetar como tal, ante todo como un ser humano, que es lo que soy antes de ser mujer.

Niño o niña?

El martes y hoy he estado con un grupo de mujeres que integran el movimiento feminista y pacifista Ruta Pacífica de las Mujeres – al cuál también pertenecía Ana Fabricia Córdoba, la lidereza asesinada hace poco y prima de la ex-senadora Piedad Córdoba.

Fué a través de Nidia que llegué hasta una casa antigua pintada de verde en el centro de Cali que decía: Movimiento de Ciudadanas de Colombia. En el interior de la casa antigua: un patio rodeado de oficinas, un baño pequeño, una cocina y muchos afiches en sus paredes. Uno de ellos decía: Movimiento de Ciudadanas 1957-2007 – 50 años creando conciencia ciudadana.

Yo iba a un conversatorio. De qué hablarán estas mujeres? Justo el día anterior había acabado de leerme un libro escrito por una feminista sueca, Nina Björk, llamado “Under det rosa täcket” – “Bajo el manto rosado”. Así que por lo menos yo iba preparada para hablar de muchas cosas con estas mujeres que ya Nidia me había comentado que eran feministas y que se reunían para hablar de muchas cosas. Pero sobre todo quería escuchar.

(más…)

“La fuerza pública va a a destruir cualquier casa que sea utilizada por los terroristas para atacar a la fuerza pública o a la población civil, no más utilización de casas para dispararle a la fuerza pública o a la población civil”, dijo Juan Manuel Santos ayer refiriéndose a las medidas que se tomarán después del ataque de las FARC el fin de semana en el Cauca.

Que susto! Fué mi primera reacción, y eso que no vivo en Toribío, ni Cajibío, ni Tacueyó ni ningún otro municipio en el Cauca que han quedado en medio de la guerra. Que susto!

Juan Manuel Santos y su cúpula militar saben cómo es la guerra. Lo sé yo también en mi trabajo como antropóloga donde he visitado estas poblaciones. Lo sabe cualquiera que haya puesto su pié allá y haya hablado con la gente. La guerra no es un juego. No es siquiera un asunto de mera estrategia militar. El fuego de la guerra quema al que sea y como sea, muchas veces de forma totalmente irracional.

Es que acaso el presidente no sabe que una de las actividades preferidas por TODOS los actores de la guerra es usar las casas de la población civil? Quien ignore esta verdad no debería llamarse presidente!  (más…)