Archivos de la categoría ‘Suécia’

Happy, happy

Publicado: 6 septiembre 2015 en Cotidianas, Libros, Mujeres, Suécia
  • Sabes qué? Deberías buscar el libro ”Happy, happy”, me dijo mi ex-colega de trabajo, Jessica, cuando la volví a ver después de seis años. Estábamos en la isla donde vive ahora con su novio (un muchacho adoptado de Colombia) y tomando mojitos mirando por encima de los techos rojizos y anaranjados de las casitas del pueblito hacia el azul del mar báltico.

A veces la vida se me asemeja a un sueño que uno no sabe si de verdad está viviendo ya o es todavía esa imágen que uno se formó alguna vez en su cabeza. Y aquí estoy, adulta, sentada con una muy apreciada ex-colega, pagando mis mojitos, mi viaje a esa isla, escogiendo con quien quiero estar y pasar mi tiempo, tomando completa responsabilidad por mi vida y por mi hija.

La sugerencia de libro de mi amiga se debía a contarle la razón de por qué me separé del padre de mi hija y compañero de hacía más de 10 años (la única relación que he tenido en la vida): porque sólo tengo una vida, y no era esa la que quería vivir.

20150906_103718

(más…)

La subienda del salmón

Publicado: 25 julio 2015 en Cotidianas, Migración, Suécia

La semana pasada estuve en el norte de Suecia y en la metrópoli del norte, Umeå. Una ciudad de unos 120.000 habitantes, famosa por su universidad, que recibe cerca de 30.000 estudiantes cada año, de otras partes de Suecia y del extranjero.

Pero voy a escribir aquí sobre la subienda.

La subienda del salmón

La subienda del salmón

(más…)

En mayo se armó un debate en Suecia cuando la corresponsal de la Radio Sueca para América Latina, estacionada en Rio de Janeiro, hizo una crónica sobre el día de la madre en Latinoamérica. Aquí está un resumen del debate. Yo escuché esa crónica en la mañana que fué transmitida y sentí tristeza de que las mujeres latinoamericanas que participamos en los movimientos de la sociedad civil y en la política, hubiésemos sido retratadas como haciéndolo a partir de nuestra capacidad de convertirnos en madres. La crónica pinta, inclusive a las presidentas de la región, como que nuestra participación política es partiendo de nuestro útero, literalmente: “Siempre han tomado el camino del útero para hacer oír sus voces”. La periodista se pasó por la faja los movimientos de mujeres que trabajan por el aborto en la región. Y en lo concerniente a Colombia, tomó los movimientos de mujeres como ejemplos de movimientos que “invocan las cualidades maternales y pacíficas de las mujeres en contraste con la guerrerista de los hombres”. IMG_20150523_155556 (más…)

La leyenda dice que cuando los suecos/as tienen niños/as regresan a Suécia.

Y no es para menos. Suécia está hecha para los niños y niñas. Es una sociedad pensada en el hecho de que hombres y mujeres alguna vez en sus vidas quizás deciden ser padres y madres y que esto cambia una realidad, no sólo en la vida de aquellos que deciden engendrar sino también en la sociedad en general.

Por ejemplo:

1.- En primer lugar la regla es que los hombres y las mujeres que tengan hijos/as aquí, sea porque lo quieren. Por tanto el aborto es legal, seguro y gratuito. Ningún niño/a necesita nacer sin ser deseado/a.

2.- El cuidado prenatal es gratuito y subvencionado por el Estado. Todas las mujeres embarazadas tienen por tanto el derecho de asistir a sus controles médicos con parteras (sí, como lo leen, parteras – no ginecólogos hombres que se creen los mandamás y los que pueden decidir sobre las mujeres embarazadas, la cosa aquí es con parteras que siempre están chequeando que la mujer embarazada esté informada y de acuerdo con el procedimiento a seguir).

3.- En el parto es totalmente normal que esté el padre también. (No sólo los padres con medios económicos, sinó todos los padres.) Por supuesto, un parto, o una cesárea, no cuesta nada para la paciente.

4.- La maternidad y paternidad están incorporadas en la vida laboral. 480 días tienen el padre y la madre para estar con su bebé – eso quiere decir que los niños/as tendrán a su padre o a su madre en casa hasta que tengan por lo menos un año y medio. Padre o madre. Repito: padre o madre. Eso quiere decir que no sólo la mujer tiene derecho a estar en casa con su bebé, sinó también el padre. Mi jefe en mi trabajo anterior tomó 9 meses con su hijo en casa. Su esposa otros 9 meses.

5.- Estar con el bebé en casa no significa literalmente estar confinado a cuatro paredes. La ciudad está hecha para andar con coches. Rampas, zebras en las calles, parques, andenes amplios, cafeterias con espacio para los coches etc etc. Por tanto, son muchos los hombres y mujeres que una ve afuera paseando con coches, tomando café en las afueras de los cafés, en los parques de picknick. Grupos de padres o madres comadreando o compadreando…

6.- Guarderías estatales que cuestan muy poco, pues su actividad también es subvencionada. Listas para recibir a los niños y niñas cuando después del delicioso primer año y medio de vida con su padre y su madre, él y ella tienen que regresar de nuevo a laborar…

Por tanto, estas vacaciones en Suécia como madre primeriza me han dado nuevas razones para extrañar este país…

Ojalá nuestros niños y niñas en Colombia pudieran empezar sus vidas de una manera más amable. Con una sociedad que les dé la bienvenida. Estas también pueden ser ideas para invertir las regalías de una manera más eficaz…. no sólo en carreteras…

(más…)

La casa verde

Publicado: 16 junio 2011 en Medio Ambiente, Niñez, Suécia

Qué dice para tí “ropa de segunda”?

Hace poco le dije a mi mamá que la ropa que no se pusiera quizás me la podía dar a mí para llevarla a Colombia. “Mami, la otra vez yo mandé ropa para las reclusas políticas y las desplazadas” (todo era ropa de mujer). Mi mamá me respondió: ” Ay no, Joanna. A mí me dá pena regalar la ropa usada”.
– “Pero mami, si su ropa que no usa está en muy buen estado, yo entiendo que usted se haya cansado de los modelos, colores, moda etc, pero está en buen estado. Qué piensa hacer, botarla?”

Yo entiendo también que a mi mamá le dé pena dar su ropa usada. En Colombia no hay un mercado de cosas de segunda mano. Las cosas de segunda mano se ven como “cosas de pobres”, como limosnas. Creo que es algo que está también muy en nuestra mente, en nuestra forma de ver el mundo, que lo que esté “nuevo” es lo mejor. Cuando yo era niña esperaba de verdad el estrén de navidad y del año nuevo, además porque era prácticamente las únicas oportunidades en que me compraban ropa nueva durante todo el año. El sueldo de profesor estatal de mi padre y el de contadora de una empresa de mi madre no alcanzaba para muchos estrenes durante el año. Uniformes, útiles escolares, matrículas y mensualidades etc venían primero.

Después en Suécia, mi primer abrigo fué de segunda mano. En ese momento ni soñar con uno nuevo.

Botanizando en la Casa Verde

(más…)

Avión de guerra sin piloto

Publicado: 26 enero 2011 en Mundo, Suécia

Nuestro mundo funciona de forma terriblemente extraña.

Nos dividimos entre “primer mundo” y “tercer mundo” – el “segundo mundo” batalla entre ambos y aún así tienen gran población viviendo como en el “tercer mundo” (Brasil, China, India ) – el “cuarto mundo” para aquellos que no saben, viene siendo el mundo de los “aborígenes e indígenas” – extraña clasificación, que los que más ensucien el planeta se consideren ser los primeros.

Pero no para ahí. El “primer mundo” produce las armas que se usan en las guerras en el “tercer mundo”. Pero también es el “primer mundo” el que se toma el rol de ser los guardianes de los “derechos humanos”, certificar a otros países, condenar las no-democracias (que no les quieran hacer favorsitos, porque a las dictaduras amables a ellos jamás las critican).

Pues bién, países como Suécia viven del negocio de las armas. Empresas suecas como Bofors y SAAB son orgullo nacional, dan muchos trabajos en los pueblos donde operan, empleando a casi toda la población de una u otra forma. Esas son empresas productoras de armas. La exportación de armas para Suécia es tan importante como la de café para nosotros. Nosotros mandamos flores y café, de allá nos mandan armas – y “ayuda humanitaria”.

El más reciente invento de la SAAB fué presentado ayer en Suécia: un avión de guerra sin piloto. Comandado desde una central. Se cree serán los aviones del futuro.

Ya los USA habían hecho una prueba el año pasado con un avión manejado como robot, que “neutralizó” un objetivo en tierra en Afghanistán. Lo cual fué catalogado como un nuevo hito en la “historia de la guerra”.

Pues bién, SAAB ya venía pensando en estos aviones del futuro y por fin ayer fue presentado Neuron – una máquina en forma triangular con una punta que mira a su objetivo, con muchas banderas europeas (primer mundo) pintadas en su lata, al menos para la presentación ayer. Pues resulta que éste no es un invento puramente sueco sino de la hermandad europea, muchos países participaron en desenvolverlo pero los principales creadores son SAAB y la francesa Dassault. Es más, en Suécia fué presentado el cuerpo de la mágina ayer, y sería llevada a Francia para que le pusieran las alas. Mucho compañerismo.

Lástima que ese trabajo en conjunto sea para desarrollar armas. Y lo que no dijeron en la noticia que ví ayer, es para qué será utilizado? En dónde? Bombardeará o espionará en Suécia o en Francia? Dónde será utilizada esta teconología?

Preguntas incómodas. El “primer mundo” hace y vende las armas, que serán usadas en las guerras del “tercer mundo”. Pero una de las cosas que no habían podido evitar era la muerte de sus soldados. Aquellos muchachos jóvenes que les dijeron que tenían que ir a pelear por su “patria” y por la “democracia”, normalmente reclutados en barrios con alto desempleo, y que después llegaban a la “patria” en bolsas negras. Esos muchachos, o mejor, esas “bolsas negras”, siempre han sido un dolor de cabeza para los guerristas en el “primer mundo”.  Hacen que la gente se pregunte: morir para qué exactamente? Porqué nuestros hijos? Porqué guerrear en pueblos tan lejanos, con los cuales ni siquiera tenemos frontera? Quienes se benefician de la guerra?

Preguntas incómodas otra vez. Preguntas que por lo menos serán “neutralizadas” en cierta parte con aviones sin piloto! Aviones que detectarán enemigos, espiarán, quizás bombardearán? Todo eso sin arriesgar la vida de un piloto.

Pero, cuándo inventarán entonces algo para proteger la vida de aquellos en tierra? De aquellos tercermundistas que se tienen que exponer a estos robots, que también cometen errores, o adrede bombardearán a inocentes en un ataque de nervios o de ganas de los que lo manejan?

La guerra es sucia, y me parece que el “primer mundo” que vive de las guerras, también deberían arriesgar vidas. Sencillo, la guerra tiene que sentirse en lo más profundo de todos los participantes, para que quizás haya la esperanza de que por lado y lado se empiecen a hacer las preguntas incómodas que son tan necesarias.

PD: Las armas suecas también han llegado a Colombia. Para recordarles la noticia de que armas suecas fueron incautadas a las Farc en el 2009. Y en el 2008, en una visita del entonces vice presidente Francisco Santos a Suécia se rumoró que era con el objetivo de comprar un sistema de radar llamado Erieye (de frabricación de SAAB), para lo cual se había reunido con representates del SAAB. Esto, causó revuelo entre la opinión sueca, que se indignó con la aprobación hecha por el gobierno sueco para vender armas a Colombia. Porque afortunadamente no hay sólo los que se “enorgullecen” de su industria armamentista, también hay los que se indignan. Y Santos tuvo que además soportar una pequeña manifestación de colombianos en Suécia que se oponían a esta compra.

Neuron - sin piloto

Sugerencias: libros suecos

Publicado: 24 diciembre 2010 en Libros, Suécia

No sé si ustedes son como yo. Que están hoy 24 comprando regalos de navidad. Yo detesto  ir de compras, me aburren los centros comerciales y sobre todo los empleados de las tiendas que son muchos y desde que uno entra a un almacén están mirándolo, preguntando “en qué puedo ayudarle?”, “Qué necesita?” etc. Muchas veces no quiero comprar nada. Sólo mirar. Ver qué hay. Qué es bonito. Cuales son las últimas tendencias, pero entonces viene una persona del almacén que me persigue con su mirada o literalmente va detrás cual si fuera uno un ladrón. A veces esa es la impresión que me dá. Con toda seguridad los jefes les dicen que eso es lo que deben hacer cuando llega un cliente. Pues yo les digo que habemos muchos que en vez de sentirnos bienvenidos nos sentimos obsevados y molestos. Muchos extranjeros me dicen lo mismo, que se sienten incómodos al entrar a almacenes en Colombia y sienten que tienen que comprar algo por la perseguidera de los empleados. Terminan por tanto evitando los almacenes.

En todo caso, hoy no me salvé. Tuve que meterme en los centros comerciales. Después de un buen café y unas onces en la tranquilidad de mi casa, me pregunto cómo resistí tantas horas en ese alboroto que son las compras navideñas.

Buscando regalos en las estanterías de los libros me encontré con dos libros suecos. Si ustedes no han comprado regalo o quieren leer algo diferente del otro lado del mundo, estos dos pueden ser una alternativa.

Åsa Larsson es una escritora de 40 y algo. Se ha vuelto la reina de las novelas de suspenso y detectives en Suécia. Su debut con la novela “Solstorm” – Aurora Boreal – se ganó premio a la mejor novela policíaca del 2003. Además se hizo una película del libro. La novela ocurre en un pueblo muy al norte de Suécia llamado Kiruna. Åsa Larsson creció en este pueblo, y lo que les puedo contar, porque estuve ahí en el 2008, es que es muy pequeño, muy tranquilo y la mayor atracción es la mina de carbón subterránea más grande del mundo. La mina es super tecnológica y es posible visitarla como turista. Para esto se mete uno en un ascensor y baja 13 pisos bajo tierra. Pero la mina consta de más del doble de eso. En Aurora Boreal se pueden dar una idea de cómo es la vida en el pueblo y del control social enorme que pueden haber en los pueblos pequeños en Escandinavia. El infierno que se vive en el libro contrasta con la tranquilidad aparente de Kiruna – el pueblo por excelencia para ver el sol de media noche. Pueblo chico, infierno grande.

El otro recomendado sueco es “Mi amigo Stieg Larsson” de Kurdo Baksi. Como ven, Larsson es un apellido muy común. Es un López o un González. Stieg Larsson era un escritor. El escribió la trilogía Millenium que se volvió famosísima en todo el mundo: Los hombres que no amaban a las mujeres, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, La reina en el palacio de las corrientes de aire. La protagonista de los tres libros es Lisbeth Salander, una hacker jóven que tiene una vida muy difícil y problemas con su familia. Los libros se han analizado también como feministas, por la fortaleza de Lisbeth que, aunque la sociedad, el estado, la criminalidad y la familia se la quieren comer viva, ella lucha por mantener su dignidad intacta. Como sea y a como dé lugar. Lisbeth se ha convertido en una de mis heroínas.

Stieg Larsson se dió a conocer en Suécia en los 80 y sobre todo inicios de los 90 por su lucha contra los grupos de extrema derecha y racistas. El fundó la revista Expo, una revista antiracista y escribió un libro sobre el partido “Demócratas Suecos”, un partido heredero de la ideología nazi. Por esto se ganó enemigos y fué amenazado. Murió en noviembre de 2004, pero cuando eso ya había dejado las novelas de Millenium escritas. La primera, Los hombres que no amaban a las mujeres, salió en agosto de 2005. Un año después la segunda y después la tercera. En el 2009 salió la primera película basada en la primera novela. Las tres películas son de ataque y excelentes para ver. Pero claro, mejor es leerse los libros.

Stieg Larsson se volvió pués rico después de muerto con sus novelas y en Suécia ha sido noticia la pelea entre su compañera sentimental y su familia (padre y hermanos) por la herencia.

Además se ha discutido mucho sobre su aporte a la lucha contra los grupos racistas, que hoy además están en el parlamento. En medio de todo esto, el Estado estaba analizando retirarle el apoyo a Expo, la revista antiracista, en un giro ideológico de los partidos que hoy opinan que el estado no tiene por qué estar apoyando esas inciativas. Una lamentable decisión, justo ahora que más se necesitan esas fuerzas antiracistas. Pero a la vez se toman decisiones de darle apoyo a la revista racista Nationell, que tiene la tesis de que la “etnia sueca” se está “extinguiendo”. Por tanto inmigrante obviamente. Una retórica de la raza pura y la mezcla como algo que ensucia la raza, o la acaba. Dá miedo escucharlos.

Kurdo Baksi es escritor de origen curdo y además fué amigo de Stieg Larsson. Este fué su aporte a la discusión y un homenaje a su amigo.

Feliz Navidad!

Auroa Boreal - Åsa Larsson

Mi amigo Stieg Larsson - Kurdo Baksi