Archivos para octubre, 2009

Con pasaporte nuevo

Publicado: 23 octubre 2009 en Cotidianas

Ayer estuve en la embajada de Estocolmo recogiendo mi nuevo pasaporte… primer pasaporte colombiano en 13 años, y lo extraño es la felicidad de recibirlo, cuando muchos esperan obtener ciudadanias extrangeras para viajar más tranquilos a aquellos países que nos piden visas. Será que me estoy volviendo nacionalista?

A esa pregunta creo de todas formas que debo responder no, no en el sentido nacionalista de pensar que todo lo nuestro es lo mejor, porque he visto que no lo es.  En muchas cosas como país somos unas bestias. Pero, la felicidad creo se debía mucho más a la posibilidad de influenciar, de tener voto en lo que concierne a ese país en el que por casualidad nací. Cuando se llega a un país nuevo, y uno es de esas personas que se interesan por problemas sociales, por lo que pasa alrededor, una de las cosas más frustrantes es sentirse por fuera del derecho de ciudadano. Hay también ciertos trabajos que no se pueden solicitar sin ser ciudadano. Cuando me volví ciudadana sueca, para mí significó una felicidad también, de al fin poder decir lo que pienso y decir propiamente, mi país. Por que lo es. También.

La felicidad de ayer fue distinta. Fue una felicidad llena de matices: al fin después de 13 años, podré volver, hice oficialmente de los dos países que más han significado en la vida mis patrias, donde puedo votar, opinar y tratar de influenciar. Y a Colombia podré volver, volver, volver…

img_1792

Foto: Joanna Castro

Anuncios

Viernes en Estocolmo

Publicado: 16 octubre 2009 en Cotidianas

Y bueno, llegó el viernes en un Estocolmo fríisimo y oscuro.  El dia se fué en preparar una nueva propuesta de doctorado, esta vez para la universidad de Uppsala, que no sé si la han escuchado, pero es una de las universidades duras acá. Oficial. Tan buena, que a la princesa Victoria la dejaron estudiar ahí, osea sus padres la dejaron.  En todo caso, la competencia es dura y me tengo que poner las pilas con la solicitud. Que debe estar lista el lunes. Y como buena colombiana estoy cogida del tiempo.

Pero ya les contaba que llegó la noche del viernes. Y por aquí no hay Goce Pagano, ni Rincón Cubano ni Galería Café Libro, por desgracia. Solo hay un lugar llamado La Habana, muy chiquito y mucha salsa cubana. Y otro llamado La Isla, a donde van los pelados más jóvenes buscando muchachas, como dicen en sueco, un mercado de carne… y además demasiado reggeatón. Ni modo.

No es que no me guste el reggaeton, pero no hay como una buena noche de rumba con salsa clásica. Salsa vieja. Sobre todo un viernes, después de trabajar toda la semana.

Y como les decía, no es que no me guste el reggaeton. Un tipo de reggaeton me gusta. Y sobre todo me gusta cuando los cantantes tienen un poquito en la cabeza y no son cobardes… como el de Calle 13, que me hizo sonreir en esta noche de viernes de otoño sueco, aquí les dejo el enlace.