Archivos de la categoría ‘Latinoamérica’

– Y mirá… yo nunca he sido políticamente activa. Siempre me he mantenido al margen. Pero yo recuerdo que fue terrible. Aún sin yo estar metida en nada. Yo estaba en la facultad y al inicio llegaban diciendo: mirá si sabés que fulanito está desaparecido? Y resultaba siendo el conocido de algún conocido. Con el tiempo cada vez eran más cercanos. Y sabés quién está desaparecido? Y resultaba que era algún colega de la clase. Y a lo último, el amigo con el que yo estudiaba matemáticas, con el que me sentaba a tomar café desapareció también. Vivíamos en un estado de miedo.

Esto me lo cuenta Susana, profesora de matemáticas de la UBA, mientras va conduciendo por debajo de un puente, donde hay muchas cruces y lápidas a lado y lado del camino. Un monumento recordatorio de unas fosas que encontraron en el lugar. Y prosigue:

– Teníamos un profesor que era muy loco, un profesor de física. Y él de repente llegaba a la clase y nos decía: los sacan de sus casas, con operativos. Y después los tiran de los aviones al Río de la Plata. O al mar. Por eso están desaparecidos. Ya no los hallaremos más. Y uno estaba en ese momento pero no sabíamos nada de lo que estaba pasando. Lo que él nos decía nos parecía de ficción. Creíamos que estaba inventando porque era un loco. Pero después nos dimos cuenta de que era verdad. Era así como él decía, pero nos dimos cuenta mucho tiempo después.

Lo de los aviones es conocido hoy como los “vuelos de la muerte”. A veces las voces de la gente del común parecieran ser realismo mágico. En tiempos de gobiernos totalitarios el estado de miedo en que se sumerge a la población es completado con mitos que sostienen la barbarie. Mitos como: estamos trabajando por el bién de la patria. Estamos actuando contra terroristas. Estamos protegiendo la ciudadanía. Estamos creando seguridad. Aquí no pasa nada.
Estos mitos resultan causar un estado de confusión en la población víctima del terrorismo de estado. Confusión y miedo son mecanismos eficientes para silenciar y/o poner en entredicho al que habla.

En la sociedad argentina fueron principalmente las mujeres, reunidas en las Madres de Plaza de Mayo, las que llevaron a cuestas la tarea de hacer a la sociedad conocer y recordar la verdad de las atrocidades cometidas durante la última dictadura militar.

Las políticas de memoria en Argentina son recientes. Sólo en la última década, con la subida al poder de Néstor Kirchner, los esfuerzos de las organizaciones de víctimas y familiares de desaparecidos rindieron fruto y el Estado emprendió el trabajo de levantar la tapa que hasta ese momento había querido ocultar lo evidente: que el pueblo argentino había sido objeto de una violencia desmedida y demencial y que aún vivían las consecuencias.

Con la Ley No. 961/2002 de la Ciudad de Buenos Aires, nace por ejemplo la creación del Instituto Espacio para la Memoria como un ente autárquico y autónomo cuya función  es: “El resguardo y transmisión de la memoria e historia de los hechos ocurridos durante el Terrorismo de estado, de los años 70 e inicios de los 80 hasta la recuperación del Estado de Derecho, así como los antecedentes, etapas posteriores y consecuencias, con el objeto de promover la profundización del sistema democrático, la consolidación de los derechos humanos y la prevalencia de los valores solidarios de la vida, la libertad y la dignidad humana”. 

Anterior a esto, a través de la Ley 392 de 2000, aprobada por unanimidad en la Ciudad de Buenos Aires, se dispuso que la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) – que fué un espacio donde se torturó y despareció a aproximadamente 5000 argentinos y argentinas – con todos sus edificios debería ser destinada a la instalación del denominado “Museo de la Memoria”.
Y el 24 de marzo de 2004, el presidente Néstor Kirchner ordenó desalojar las instituciones militares del lugar y restituirlo a la ciudad para la final creación del museo. Sólo hasta el año 2007 se concretó el desalojo.

Es de anotar, que durante el gobierno de Ménem, este presentó una propuesta de ley para derribar las instalaciones de la ESMA borrando así toda huella de este Centro de Detención, Tortura y Exterminio. Las protestas de los familiares de los detenidos-desparecidos no se hicieron esperar, pues argumentaban que esta medida estaba destinada a enterrar la memoria de lo ocurrido, a no dejar rastro del sufrimiento y las historias de dolor que pudieron contar los cerca de 200 sobrevivientes. Sus historias vendrían a entretejerse en ese realismo mágico argentino, a inscribirse en la categoría de lo inverosímil.
Es en esta época también, anterior a los Kirchner, que el discurso oficial hacía boga por una reconciliación y un seguir adelante. Para los familiares esto significaba olvido. Y centraban sus reclamos en el esclarecimiento de la verdad, sus causas, sus consecuencias y la obtención de justicia.

Después de concluído el desalojo de los militares en el 2007 – no sin antes estos tratar de borrar las huellas de los sitios de tortura que aún quedaba – es construído en este mismo sitio, no un “Museo de la Memoria”, sino como los familiares lo quisieron llamar: “Espacio para la Memoria y para la Promoción y Defensas de los Derechos Humanos”.  Ex-ESMA, agregan varios carteles.

2013-09-14 09.56.06

(más…)

Escena uno en Buenos Aires

Publicado: 19 septiembre 2013 en Latinoamérica, Memoria

Corrieron diez días de visita en la capital argentina.  Sólo los dos primeros fueron agradablemente calientes, después le siguieron días grises y friísimos. Según me cuentan, los dos primeros  eran algo del otro mundo para ser septiembre. Y por tanto, todo había vuelto a la normalidad con el frío que se sentía hasta los huesos… Es septiembre.

He aquí una escena de esta visita:

Me ponen cita unos amigos “frente al Congreso”.  Llego sobre la hora después de zigzaguear calles tratando de seguir la ruta que me había trazado en el mapa. Paso por un barrio de judíos (al parecer ortodoxos según leo en su vestimenta con sombrero alto y negro o bién con la tradiconal kipá). Buenos Aires a veces no parece tan latinoamericana.

Del lugar de encuentro nos fuimos a un bar. Pero no a cualquier bar. Me llevan al “Bar Revolucionario”, en el edificio donde las Madres de la Plaza de Mayo tienen una universidad. Exactamente. Una universidad. Mientras en Buenos Aires las Madres de Plaza de Mayo tienen una universidad con carreras y cursos relacionados a los derechos humanos, pensamiento crítico, economía social etc y con apoyo gubernamental, en Cali ya funciona una universidad Cristiana, construída por la Iglesia Misión Paz a las Naciones…  con cursos de corte técnico y fundamentados en el “enfoque cristocéntrico”…  No pude evitar hacer la comparación y lamentar nuestro rumbo como tan… chueco y regresivo.

Una a una fueron entrando las madres para su reunión de miércoles. Todo el mundo las va saludando a cada una por su nombre. Ya son viejitas, caminan con bastón, algunas traen a alguien que las apoye al caminar. Llevan sus pañoletas en la cabeza. Son el símbolo principal de la memoria en Argentina. Por tanto, han hecho de este edificio y este “Bar Revolucionario” también un sitio para la memoria, no sólo de la Argentina sino latinoamericana.  Debo agregar, la memoria de las resistencias. Aquella que en muchos de nuestros países es difícil y peligroso de mostrar, de estudiar, de contar. Me parecía entrar a otro mundo; al regazo cálido de la solidaridad, al mundo donde por fin la memoria individual deja de ser algo abstracto y personal que sólo nos pertenece a cada una/o , para entrar a ser parte integral de un todo… de una memoria amplia regada por nuestro continente. Buenos Aires me muestra otra vez su cara Latinoamericana.

El Bar Revolucionario en Buenos Aires

El Bar Revolucionario en Buenos Aires

(más…)

Los resultados a hoy lunes 15 de abril de las elecciones en Venezuela son los siguientes: Maduro 7.573.747 votos, lo que equivale al 50,75% de la votación. Capriles obtuvo 7.298.491, lo que equivale al 48,97% . Maduro entonces ganó por 275.256 votos, es decir amplió la distancia de 234.000 y pico de votos de diferencia que le daban ayer domingo. La diferencia en porcentaje quedó en 1,78%.

Nicolás Maduro ganó.

Ahora mis reflexiones sobre este triunfo:

1.- Es un triunfo? Ayer la respetadísima analista política colombiana Claudia López decía que en realidad Maduro perdió. En su tweet de comentario a las elecciones, basado en los informes del CNE del domingo decía: “Capriles obtuvo cerca d 800.000 votos más q con Chávez, mientras Maduro perdió cerca d 500.000 votos. Perdió el chavismo. Ganó la oposición”.

López pone este triunfo en otra óptica, en realidad, la ganancia de votos de facto de Henrique Capriles en estas elecciones respecto a las de octubre, merece que se piense en él como un ganador. Y en la oposición como ganadora. 800.000 votos más serían el respaldo.

Parecería lógico pensar así. Y puede que tenga razón Claudia López y demás analistas que expresaron opiniones parecidas. También lo llegué a pensar.

Ya con la cordura que dá el día después, pienso que no es tan fácil sacar esa conclusión. El cálculo matemático frío nos dice que en efecto hubo más votos para Capriles esta vez que en octubre pasado. Sin embargo, el análisis de contexto nos dice que estas elecciones fueron las primeras sin el líder máximo del chavismo y del proyecto bolivariano. Nicolás Maduro, se mostró en la campaña bastante “viche” por así decirlo, para tomar el rol de líder. Su oratoria es mala, la forma en que condujo la campaña fué a mi parecer demasiado emotiva más que programática, tratando de apoyarse en la imágen del líder muerto – lo cual para algunos analistas debía ser lo más lógico y era lo que muchos se esperaban de él para rendirle votos. Yo considero que esa no fué la mejor estrategia, puesto que evidentemente, Maduro no puede reemplazar el carisma de Chávez y su elocuacidad. Debió llevar a cabo una campaña más ideológica, haciendo énfasis en que aún cuando las ideas del líder continuarían, con él se iniciaba una nueva fase de construcción del socialismo bolivariano. Haciendo más énfasis en su programa de gobierno a futuro, obviamente siempre recalcando en que la ideología del socialismo bolivariano marcaría el camino. La idea es que, Maduro no puede reemplazar a Chávez y eso lo entienden los venezolanos.

Esa estrategia de emotividad en campaña subvaloró a los venezolanos/as y mostró un Maduro que no daba la talla. De ahí que la votación no le diera una holgada diferencia.

Sin embargo, yo me temí una diferencia aún menor por esa mediocridad en campaña. El hecho de que Maduro hubiese ganado con más de la mitad de los votos, lo cual en sistemas electorales con doble vuelta le hubiera dado la presidencia en primera vuelta, dá cuenta de que el Chavismo sobrevive sin su líder, aún teniendo un mal orador, un candidato “viche” al frente. Se imaginan un Maduro con elocuacidad cuánta diferencia le hubiese sacado a Capriles?

Maduro ganó a punta de pura creencia en un nuevo sistema, en un nuevo paradigma post-capitalista. Y de que ese sistema sobrevive al gran líder. No es poca cosa. El chavismo ganó.

Flag-map_of_Venezuela

(más…)

La fruta del día

Publicado: 19 febrero 2012 en Cotidianas, Latinoamérica

Mamón chino. Le dicen aquí en Costa Rica. Yo los conocía como “litchies” y la primera vez que lo probé fué en Ciudad del Cabo.

Estos son de Panamá y los vienen vendiendo en las calles de Santa Teresa, en la costa pacífica costarricense. 2 kilos valen 4.000 colones. O 8 dólares. Aquí se puede pagar casi siempre en ambas monedas. Tan dolarizada está la economía.

PD: La fruta de la semana ha sido no obstante las papayas ticas. (Tico=costarricense) Son chiquitas, un poco deformes, las venden bién maduras pero son las más deliciosas que haya probado en toda mi vida. Qué les hechan a las papayas en Colombia (al menos en el Valle) que son tan insípidas y tienen un sabor tan mal al final… será que usan demasiados químicos?

Mamón chino sin pelar

(más…)

El 7 de abril tuvimos en Colombia la gran marcha estudiantil contra la reforma a la Ley 30 de la administración Santos, por cuenta de que lanzaba al agua a las universidades públicas exigiéndoles buscar financiación en el sector privado. Entre otras muchas falencias de esa ley.

Pero en Chile van más allá. Allá piden educación pública y de calidad gratuita. Las manifestaciones contra el lucro en la educación que han hecho estudiantes de bachillerato y universidades son una lección para todos. Los chilenos en realidad no sólo están luchando por su derecho a la educación. Luchando por la suya también luchan por el resto del continente donde nuestros jóvenes no pueden simplemente elegir una carrera y empezar a estudiar, sinó que tienen que también pensar en cómo van a pagar la matrícula, el semestre, los instrumentos etc. En Chile toman a Argentina como ejemplo, pues allá tienen educación gratuita (y para allá se están yendo muchos colombianos justamente porque en casa tendrían que pagar demasiado por estudiar). Si en Chile lo logran ojalá y se convierta éste éxito en un comienzo para todo el continente. Recordemos además que siempre nos ponen a Chile como ejemplo para el resto de Latinoamérica. Que Chile lo uno y Chile lo otro. Que allá funciona muy bién la economía de mercado, que en realidad tenemos que imitarlos – por ende imitar las leyes de la dictadura de Pinochet que en gran parte siguen vigentes en ese país.

Pero para que vea que el laboratorio neoliberal de América Latina presenta sí problemas. Y anoche los guardianes de la “democracia” chilena, los famosos carabineros, se fueron en ristre contra los manifestantes que llamaron a un cacerolazo contra la represión que han sufrido los estudiantes por protestar. Si el neoliberalismo garantiza democracia, como dicen sus defensores, entonces porqué mandan los carabineros a reprimir gente con ollas?

Ya basta de tener que pagar por educarse. Si lo que este país pide a gritos es educación. En Chile están cansados de estudiar 5 años y continuar pagando por otros 15. Cuándo nos cansaremos los colombianos de devolverle la plata al ICETEX que ni siquiera tiene becas para los estudiantes aquí en Colombia (sólo para extranjeros en Colombia o para colombianos que salgan al exterior). Cuándo nos cansaremos de depender de que nuestros padres puedan pagar nuestra carrera? Y es muy peligroso acostumbrarnos a la idea de que la educación es algo por lo cual se paga, la educación no puede ser una mercancía. Con lo que se han robado en los escándalos de corrupción en Colombia y todos los impuestos que le condonan a las multinacionales que vienen a explotar nuestros recursos naturales hubiáramos podido tener plata para tener una educación de calidad y gratuita.

Y que siga el cacerolazo chileno!

Todo Cambia

Publicado: 22 diciembre 2010 en Latinoamérica, Migración

Cuando murió la cantante argentina Mercedes Sosa el 9 de octubre de 2009, este blog no tenía nombre. Ese día me puse a escuchar sus canciones en un silencioso homenaje, pues de niña me arruyaron con sus canciones, como “Duerme, negrito” que mis padres acostumbraban a cambiar por “Duerme, negrita”. Fué entonces cuando decidí ponerle al blog como una de sus más sentidas interpretaciones: Todo Cambia.

Cuando llegué a Suécia dejé de escuchar mucha música que me recordara a Colombia. Entre ellas la salsa y otras canciones que me recordaran a mi infancia, como las de Mercedes Sosa. Porque dolían demasiado. Me propuse concentrarme en mi nuevo país. En formar nuevas memorias, nuevos recuerdos. Nuevos gustos. Crear nuevos amigos. De esta forma conocí a Mariana.

Mariana tenía como yo 16 años cuando nos conocimos. Era de padres argentinos pero nacida en Suécia. Pero en un arranque de su mamá se habían ido a vivir a Chile durante mucho tiempo, y sólo regresaron el mismo año que yo llegué a Suécia. Mariana tenía que aprender sueco, porque se la llevaron a Chile antes de iniciar la escuela. Y así nos conocimos. Por la escuela de sueco.

Fué a través de Mariana que aprendí a conocer un poco más sobre Argentina, que no fuera Maradona y el fútbol. Mariana por ejemplo tenía una hermana mayor, Natalia. Para un trabajo en mi escuela entrevisté a la madre de Mariana, Edith, quién me contó que Natalia  había nacido en una cárcel en Argentina. La historia era que Edith y su compañero sentimental en la época en que llegó la dictadura a Argentina en 1976, pertenecían a las juventudes izquierdistas del peronismo. Sobre todo el compañero sentimental de Edith y ella estaba muy metida en la parte de escribir para el periódico. Ambos fueron opositores cuando la dictadura fue impuesta en Argentina. Por esto, se volvió peligroso para ellos continuar trabajando pero seguían haciéndolo, porque eran jóvenes, creían que tenían una responsabilidad para con generaciones futuras, porque eran soñadores. Porque querían seguir oponiéndose a la dictadura, simplemente. Y es así como fueron presos. Ambos fueron llevados a la cárcel. El a una y ella a otra.

La familia de Edith estuvo siempre pendiente de ella. Me contaba Edith que su madre iba todos los días a la cárcel, estaba pendiente de que a Edith no la fueran a cambiar de lugar. Es porque en ese momento desaparecían los presos de las cárceles. A muchos los echaron al mar desde helicópteros de las Fuerzas Armadas.  Al compañero de Edith lo desaparecieron. Nunca más nadie volvió a saber de él. Desapareció sin saber que había dejado una semilla; Edith estaba embarazada. Pero ni Edith sabía. Se vino a enterar en la cárcel. Y cuando esto es que también pasaba que le quitaban los niños a los opositores presos o desaparecidos y los daban en adopción a otras familias. Por eso la madre de Edith si por ella fuera posible se quedaba en la cárcel con ella. Cuando Natalia nació, su abuelita no descansó hasta que se la entregaron. Pero 4 meses alcanzó a estar Natalia con su madre en la celda.

Edith logró salir de la cárcel por una especie de trato que hizo Suécia, que en ese tiempo recibió muchos exiliados argentinos. Se fué pues para Estocolmo a vivir como exiliada con su Natalia. Y allá conoce a otro exiliado argentino, el padre de Mariana.

Mariana y su familia no fueron los únicos argentinos que conocí.  Es difícil conseguir estadísticas de Argentinos que hayan llegado durante la dictadura a Suécia, por su condición de refugiados políticos, pero son menos que los chilenos (que fueron alrededor de 15000) y más que los colombianos hoy (que somos alrededor de 8000).

Con Mariana aún conservo amistad. Fué mucho lo que nos divertimos descubriendo a Suécia. Las salidas los viernes a bailar, ella siempre me ganaba en aguante, podía facilmente quedarse en la pista hasta las 5 de la mañana y entrar a trabajar a las 7.00 a.m otra vez. Cuando iba a su Tucumán – la región de su papá, le brillaban los ojos porque por ella fuera se quedaba a vivir en Argentina.
Pero he ahí lo que ocurre con el exilio: que todo cambia.

Dice el dramaturgo, director y actor argentino Arístides Vargas en una entrevista para la Gazeta de El País de Cali, del 12 de diciembre de 2010: ” [El exilio] es uno de los castigos más peversos. No lo sabía en aquel entonces [cuando llegó exiliado a Qutio, Ecuador], lo sé ahora que han pasado muchos años, porque cuando a uno le sucede el exilio es algo definitvo. Es lo mismo que en “Ulises”. El Ulises que vuelve no es el mismo que se fue. El Ulises que se fue nunca más volvió, el que vuelve es otro. El que se fue se perdió para siempre. El exilio es un castigo que consiste en que estás en ningún lado. Es estar en un espacio que se sitúa entre lo que dejaste y el deseo de volver. En esa transición no existe nada, es una especialidad infernalmente utópica. El exilio equivale a la muerte y es una muerte más o menos definitiva”.

Hoy recibí dos buenas noticias: primero que condenaron a cadena perpetua a Jorge Rafael Videla. Aquél dictador argentino culpable de las desapariciones, torturas, asesinatos y exilios de miles de argentinos (30000 desaparecidos). Es buena noticia por todos aquellos argentinos amables con los cuales compartí en Suécia, y claro por Edith y por ende Natalia y Mariana. Y la otra es que mi amiga Lejla me escribió hoy un correo muy emocionada diciéndome que regresa a Sarajevo. Después de 18 años exiliada en Suécia (llegó a Suécia de 10 años de edad con sus padres huyendo de las bombas en Bosnia).

Lo que le respondí fué: te voy a traducir la canción Todo Cambia. Porque descubrirás que todo ha cambiado. En Sarajevo y en tu interior. Pero así como todo cambia, que tú cambies no es extraño.

PD: La canción Todo Cambia fué escrita por Julio Numhauser; músico, compositor y cantante chileno durante su exilio en Suécia, de la dictadura chilena. Parece que en Suécia nos inspiramos…