La subienda del salmón

Publicado: 25 julio 2015 en Cotidianas, Migración, Suécia

La semana pasada estuve en el norte de Suecia y en la metrópoli del norte, Umeå. Una ciudad de unos 120.000 habitantes, famosa por su universidad, que recibe cerca de 30.000 estudiantes cada año, de otras partes de Suecia y del extranjero.

Pero voy a escribir aquí sobre la subienda.

La subienda del salmón

La subienda del salmón

A Umeå llegaron un grupo de colombianos y colombianas a finales de los años 80s y principios de los 90s huyendo de la pavorosa violencia. Conocí algunas de las historias y una familia formada en el exilio. Por más de 25 años un grupo de familias colombianas, peruanas y ecuatorianas han formado una gran familia por los lazos que dá la solidaridad en lo más lejano del lugar de donde vienen. Esa familia, con lazos más fuertes que los que dá la sangre, me invitaron a un asado y me contagiaron de su ambiente, su humor, y su forma de verse en Umeå. Hoy los hijos están grandes y se han ido a lugares como la capital; Estocolmo. Algunos han retornado por periodos a sus países de origen. Otros están muy cómodos en Umeå. A una de las colombianas, que llegó de 18 años a finales de los 80s a Umeå, le da todavía pavor llevar a su familia a Colombia. Ella, ahora casada con un hombre sueco de origen campesino y con dos hijos que entienden español pero se dirigen a ella en sueco, fue la anfitriona del asado. Ni sus hijos ni su esposo conocen Colombia. Su casa a las afueras de Umeå tiene un estilo de decoración muy sueco, y sus sueños y proyecto de vida están aquí. Sin embargo había un detalle: ella nunca cocina sin poner música salsa, cumbia, merengue… toda la música de su adolescencia en Colombia. Esa es su subienda. Su pequeño salto al orígen todos los días.

El fenómeno de la subienda me lo explicó la persona que me recibió y que es un pescador aficionado. Uno de los días lo había preparado para que fuéramos a ver el salto del salmón.
Me explica: el salmón nace en la cabecera de los ríos. Luego se va nadando río abajo hasta llegar al mar, sale al mar y vive sus aventuras. Cuando ha vivido, se ha divertido, ha nadado bastante en el mar, regresa buscando su río. El salmón se va buscando el río en el que nació, se va ubicando por el sabor del agua… porque la naturaleza es perfecta en su diseño. Y cuando encuentra la desembocadura correcta se va nadando río arriba. En contra de la corriente hasta la cabecera del río. Ese viaje es lo que se llama la subienda. Al llegar a la cabecera pone sus crías y muere.

La historia me maravilló.
El: En nuestra tierra tenemos el bocachico, que hace lo mismo.
Yo: eso es el retorno! Eso es lo que hace la gente al intentar retornar, nadar contra la corriente! Somos salmones…
El: Y sí se puede nadar contra la corriente, pero a veces se necesita ayuda.

El salto del salmón (en sueco Laxhoppet) es un lugar donde ha sido construída una reserva sobre el río Ume. La construcción de la reserva ha hecho que el salmón no pueda regresar tan fácilmente porque se encuentra con los muros de contención y la fuerza del agua que produce energía. Entonces, en la ingeniería sueca han buscado solucionar el problema y facilitarle el retorno al salmón: han construído una escalera al lado de la reserva. Cuando el salmón llega a un punto cercano a la reserva, se encuentra con una especie de piscina del río y todos los días a las 12:00 del día es ayudado a saltar hasta el primer tramo de una escalera por donde puede irse saltando, pasándose la parte dura de la reserva, y así llegar al nacimiento del río. En cada tramo de la escalera puede descansar para alistarse al siguiente salto.

Una escalera es lo que proponemos. Políticas del retorno digno para todos esos colombianos y colombianas que se encuentran soñando con volver a su nacimiento después de haber pasado las duras y las maduras en el extranjero. El grupo de retornados del Foro Internacional de Víctimas junto con los que hemos retornado por periodos y los y las que hoy se organizan en el Foro Internacional de Víctimas trabajamos en la tarea de visibilizar la necesidad y ayudar a construir políticas de retorno digno.

20150719_122845

Manuela mirando la escalera

Hasta esta piscina salta el salmón. Desde ahí es ayudado a la escalera.

Hasta esta piscina salta el salmón. Desde ahí es ayudado a la escalera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s