9 de abril: y eso de la reconciliación?

Publicado: 9 abril 2015 en Memoria, Política colombiana

La ley 1448 del 2011, generalmente referida como la Ley de Víctimas, le dió al país un marco para que trabajara aquello de la memoria. Con museos (art 146), homenajes a las víctimas, búsqueda de la verdad (no muy bién definida), y días como este, que en el artículo 142 dice que debe ser el Dia Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas.

Eso en el 2011. En el 2015, este 9 de abril particular se ha tornado además como día de apoyo al proceso de paz y por el cese bilateral. En twitter fueron tendencia los hashtags #MeMuevoPorLaPaz y #ParaMiLaPazEs , y la polarización con los que siguen promoviendo la via militar vuelve al ruedo de las redes sociales.

Justo días antes de este 9 de abril se realizó en Bogotá la Cumbre de Arte y Cultura donde el tema de la paz saca de las casillas (por ej. a Fernando Vallejo, pero eso ya  es común en él), inspira, aburre ya, o dá nuevas perspectivas. Cada quien desde su orilla, que son más que dos.

Todas estas divergencias son sanas. Y positivo es que poco a poco los que argumentan que la via militar es la salida van siendo relegados a la esquina del extremismo fascistoide, que de hecho los define. Cada vez son más los que opinan que el proceso de paz con las FARC debe llegar a la firma, a la refrendación o constituyente, a la implementación de los acuerdos. Que el ELN también debe poder dialogar sus diferencias con el gobierno. Que por fin las armas no sean el instrumento de diálogo sino que podamos argumentar, disentir, escribir, pensar sin miedo. A participar de la vida política y social y defender nuestros intereses con la fuerza del pensamiento, las ideas, la palabra y la organización.

Museo de la Memoria en Trujillo (Valle)

Museo de la Memoria en Trujillo (Valle)

Después de una fimar de acuerdo de paz no nos esperan mieles y caminos de rosas. No nos espera un post-conflicto. Sino un post-acuerdo. Así, a secas. Una situación donde podamos seguir resolviendo nuestros conflictos (de clase, de género, de norte/sur, de ideas sobre justicia etc).

Es un avance que hoy salgan a marchar muchísimos colombianos en apoyo a los procesos de paz. Pero es preocupante que el discurso de la reconciliación se dirija hacia hacer desaparecer los intereses de grupos divergentes dentro del movimiento por la paz. Siempre que se habla de la reconciliación, en esfuerzos hechos desde el Estado y centros de pensamiento de élite, nos pintan una paz de palomas donde nos abracemos y nos perdonemos (o hasta andemos esposados cada uno con su rival) y… bueno, no dicen olvidar, dicen más bién, otra vez, perdonar. Que en últimas viene dejando ese sabor agrio en la boca.

La reconciliación no es algo colombiano. Más bién colombianizado. Los procesos de reconciliación con justicia transicional, esfuerzos por la Verdad, Comisiones de la Verdad etc, han ido adquiriendo forma en otros post-acuerdos alrededor del mundo. Pensadores como Jhon Paul Lederbach (que hace poco estuvo en Colombia) se han dedicado a estudiar estos procesos de reconciliación y teorizar sobre ellos.

Esa importación que hacemos ahora de la “reconciliación”, con toda la parafernalia de la justicia transicional, debe ser tratada con cuidado, y vigilada por movimientos de víctimas de crímenes del Estado, puesto que en nuestro contexto católico, fácilmente coge fuerza la idea del “perdón”: que es necesario y casi obligatorio perdonar para que haya paz. En Argentina, dijeron nada de perdón (y esto le preocupa a César Gaviria – por sus amigos empresarios más que todo y por los “héroes de la patria” que desaparecieron y ayudaron paramilitares, literalmente dice: “Nuestra Fuerza Pública debe quedar blindada para que no se den en Colombia las vicisitudes a las que han estado sometidas en otros países del continente, donde se han reabierto los procesos después de que los militares habían sido cubiertos por medidas de indulto o punto final. Esto de una u otra manera ha ocurrido en Uruguay, Argentina, Chile y Guatemala. En algunos de ellos, luego de varias décadas después de haber finalizado el conflicto interno, han sido reabiertos los procesos que habían concluido las responsabilidades penales”).

A la reconciliación le podemos dar forma nosotros mismos. El perdón no es obligatorio (de hecho, en países budhistas los teóricos occidentales de la reconciliación se encontraron con que allá no creen en esa parte porque no hace parte de su cosmovisión religiosa). Lo que sí es obligatorio es que aquellos que no quieren ceder poder se den cuenta que esa postura no es viable para vivir en paz. La reconciliación puede partir de ideas como derecho a disentir sin sentirnos amenazados. También puede tener base en la idea de convivencia en la diversidad, porque somos un país diverso étnicamente y con marcadas diferencias sociales. Y también con base en igualdad de derechos en la diversidad.  Una cultura de paz no va en contravía de tener una sociedad con grupos con diferentes intereses. La cultura de paz va en respetar las diferencias y las ideas del otro. Si el Estado hubiera hecho respetar ese derecho en los años 80s, todo un partido político como la UP no hubiera desaparecido bajo las balas. Si los hijos e hijas de esas víctimas están dispuestos a perdonar si o nó, no es la base de la reconciliación. La base sería que su derecho a defender sus ideas, a postular a puestos de elección popular y a realizar sus programas de gobierno si son elegidos/as, sea respetado, aún por las élites, que en ese caso tendrían que compartir poder.

El siguente documento es un estado del arte sobre el tema de la reconciliación y algunas reflexiones, con base en teorías y experiencias de otros países. Un primer texto en un tema que debe ser explorado no sólo en medios académicos.

JoannaCastro_FinalPaper_ICR

PD: y así salgo al evento en Estocolmo, en medio de exiliados, a pensar el 9 de abril con las víctimas del exilio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s