La llave de la paz también es nuestra! – Toribío

Publicado: 23 julio 2012 en Política colombiana

Ayer 21 de julio salí temprano de la casa. A las 7:00 am debía estar en el punto de reunión desde donde partiríamos las Mujeres de la Ruta Pacífica del Valle del Cauca rumbo a Toribío, aquél municipio del norte del Cauca que ha aparecido constantemente en los medios de comunicación la última semana. 

En el lugar de reunión estaban ya muchas mujeres de todas las edades, risueñas y haciendo ya a esa hora de la mañana muchas bromas, echando chistes. Que Mariela y su melliza (20 años) le mintieron a sus padres conservadores diciéndoles que “tenían que ir a Toribío porque eso incluía dentro de su carrera de trabajo social de la universidad”, que Yajaira (de 37 años) ni siquiera le dijo a su mamá para dónde iba, pues sabía que se iba a preocupar, aprovechó que su madre andaba en viejoteca la noche anterior y ni siquiera se vió con ella en la mañana del sábado. Mejor dicho; habían varias “voladas”…

Pero qué hace que todas estas mujeres dejaran de lado sus familias, mintieran o hicieran otras artimañas para poderse escapar todo un sábado a Toribío? Un municipio al que muchos colombianos le huyen en estos momentos? (y también fué difícil conseguir choferes que se arriesgaran a ir hasta allá).

 

La pregunta queda en el aire para mí. La mantuve en mi mente y la reflexioné más bién cuando llegué a casa. Porque durante el día del sábado no sólo se percibía alegría, chistes, risas. También había preocupación. “Yo tengo como miedito”, me decía una mujer. “Tranquila que todo va a salir bién. No va a pasar nada” le decía yo, creyendo cada palabra, pero sin embargo preguntándome a mí misma si de verdad sería cierto lo que estaba diciendo. Entre la certeza y la incertidumbre.

Yo decidí ir, dejar a mi hija en casa con su papá y dedicar todo un sábado a la solidaridad activa con los indígenas del Cauca que piden poder vivir en paz por los siguientes motivos:

1.- Admiración. Cuando ví las noticias de lo que los indígenas estaban pidiendo, que le pusieron un ultimátum al ejército para salir, que hicieron cumplir el ultimátum, que con decencia y sólo con la fuerza de sus bastones de mando se enfrenteron tanto a guerrilla como ejército y les exigieron respetar su territorio. La organización de los indígenas es digna de ser admirada por todos y todas las colombianas. Lastimosamente muchos colombianos se acomodoron a vivir con guerra. Y tanto se han comodado y adaptado que ya no vislumbran una paz sin usar la violencia. La creatividad, la coherencia y la verraquera indígena para pedir paz son dignas de mi admiración. Yo no puedo ser peor. Y por eso decidí ir hasta Toribío y decirles personalmente que los respeto y admiro y me solidarizo con su decisión.

2.- Indignación. Después de lo acontecido en el cerro de Berlín, cuando los indígenas sacaron al ejército colombiano de ahí, los medios de comunicación emprendieron una campaña nacional de desprestigio contra los/las indígenas y aplaudieron al ejército por no haber disparado ni un solo tiro. Para mis oídos esto era inaudito. En primer lugar; por qué felicitar al ejército por no matar indígenas en el Cerro de Berlín? Era su obligación! (Pero después en el video difundido por el CRIC, se vió el “detrás de cámara” de la acción. El ejército sí disparó para crear pánico.) En segundo lugar, el tono del debate fué muy facilista: inculpar a los indígenas de estar infiltrados por las FARC, publicar una foto de un sargento llorando que fué el símbolo de la “humillación” contra el Ejército colombiano y equiparando casi al ejército con todo el “pueblo colombianos”, como si todos y todas hubiésemos sido “humillados” por los indígenas en su acción sin armas contra el ejército.

Mi indignación fué además porque las lágrimas de un sargento al parecer valieron más que dos vidas indígenas/campesinas. Esos muertos no recibieron la misma atención de los medios, no se habló de “indignante” cuando se habló de este tema, fué simplemente una noticia más. Será que nuestra sociedad colombiana está así de retorcida qué es peor ser expulsado (de donde se es considerado un intruso)  que ser asesinado?  Los comentarios de “indios hps” etc me confirman que esta sociedad está enferma de racismo, de clasismo, de guerra. Empezando por sus cabezas y por sus medios de comunicación masiva.

El cúlmen de la indignación mía fué que se le hiciera un homenaje al sargento que lloró pero nó a los dos indígenas/campesinos muertos. En pleno día de la independencia de Colombia, el 20 de julio, el congreso y el presidente de nuestro país mostraron qué tan colonizadas están nuestras mentes aún. Los conquistadores y asesinos de indígenas del tiempo de la colonia estarían orgullosos de nuestros gobernantes de hoy…. Eso para mí es INDIGNANTE! con mayúsculas!

3.- Idealismo. Soy una idealista empedernida. Sí, claro, a veces tengo arranques de realismo y pesimismo. Pero por naturaleza soy optimista e idealista. Creo en lo que otros llaman utopías. A Toribío me llevó también la profunda convicción de que la paz no la va a hacer ni el presidente (ni este ni los demás), ni el ejército (jamás derrotarán a la guerrilla, no han podido en 50 años no podrán tampoco en los próximos 50), ni la guerrilla (llevan mucho tiempo en el monte y me pregunto si se acostumbraron…).

No. La paz la lograremos nosotros y nosotras, los y las ciudadanas que sabemos que este país no se arregla a bala. Los y las que sabemos que se trata de aprender a respetar al otro y a la otra, a las ideas del otro y de la otra. Los y las que sabemos que de fondo este conflicto no es militar y que no se trata de rendirse, o de “ganar”. Aquí perdemos o ganamos todos. Lastimosamente vamos perdiendo todos y todas. Vamos perdiendo cuando nuestro presupuesto conjunto se vá a la guerra en vez de a cosas prioritarias como la educación. Vamos perdiendo cuando los y las jóvenes no tienen perspectivas de ser alguien respetado/a, de triunfar en lo que les gusta hacer. Vamos perdiendo todos cuando los armados nos controlan la vida: como nos vestimos, qué decimos, con quien andamos, que pensamos, quienes ganan las elecciones, quienes se mueren, como gastar nuestro dinero público, quienes pueden vivir en el país, quienes nó… etc etc…

Por eso, toda acción que sea en contra de la guerra contará con mi presencia. Toda acción que pida el diálogo entre los actores armados y con la presencia de la sociedad civil, contará con mi apoyo y solidaridad. Desde la academia, desde mi trabajo, desde mi escribir, en mi tiempo libre, en cuerpo y en alma.

Estas son imágenes de la movilización de ayer, en la cual, la Ruta Pacífica de las Mujeres llevaba la consigna de: “La llave de la paz también es nuestra!”

Otras consignas fueron: “Ni un hombre, ni una mujer, ni un peso para la guerra!”, “No parimos hijos e hijas para la guerra!”,  “Qué vergüenza la guerra!”, “Ni una guerra en mi nombre!”, “Ningún ejército defiende la paz!”, “Cuenten con nosotras para la paz, jamás para la guerra!” y “Por una nueva Latinoamérica, apoyo a la resistencia indígena!”.

Y en últimas la paz es un derecho, según el Artículo 22 de la Constitución Política de Colombia.

PostData 1: – Por qué el caso del indígena muerto en Caloto el viernes pasado está en manos de la Justicia Penal Militar si se trata de un civil desarmado asesinado por el ejército? – La paz no se hace sobre la injusticia y la impunidad.

PostData 2: Presenciamos el sábado el juicio a 4 guerrilleros capturados por los indígenas, pertenecientes a etnias indígenas de la zona. Los adultos recibieron 30 juetazos, el menor de edad 5 y el material bélico decomisado así como una moto decomisada fueron todos quemados.

Movilización en Toribío – 21 de julio 2012

Guardia indígena

La guerra ha azotado directamente a Toribío – casas destruídas.

Restos de documentos en una casa destruída en Toribío

 

 

Feliciano Valenica, líder indígena

 

Nidia y yo marchamos en Toribío

 

En últimas todo se debería hacer pensando en los y las niñas de Toribío

 

Aquí se disponían a quemar el armamento incautado a los guerrilleros procesados en juicio público

Hollman Morris en Toribío

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s