La casa verde

Publicado: 16 junio 2011 en Medio Ambiente, Niñez, Suécia

Qué dice para tí “ropa de segunda”?

Hace poco le dije a mi mamá que la ropa que no se pusiera quizás me la podía dar a mí para llevarla a Colombia. “Mami, la otra vez yo mandé ropa para las reclusas políticas y las desplazadas” (todo era ropa de mujer). Mi mamá me respondió: ” Ay no, Joanna. A mí me dá pena regalar la ropa usada”.
– “Pero mami, si su ropa que no usa está en muy buen estado, yo entiendo que usted se haya cansado de los modelos, colores, moda etc, pero está en buen estado. Qué piensa hacer, botarla?”

Yo entiendo también que a mi mamá le dé pena dar su ropa usada. En Colombia no hay un mercado de cosas de segunda mano. Las cosas de segunda mano se ven como “cosas de pobres”, como limosnas. Creo que es algo que está también muy en nuestra mente, en nuestra forma de ver el mundo, que lo que esté “nuevo” es lo mejor. Cuando yo era niña esperaba de verdad el estrén de navidad y del año nuevo, además porque era prácticamente las únicas oportunidades en que me compraban ropa nueva durante todo el año. El sueldo de profesor estatal de mi padre y el de contadora de una empresa de mi madre no alcanzaba para muchos estrenes durante el año. Uniformes, útiles escolares, matrículas y mensualidades etc venían primero.

Después en Suécia, mi primer abrigo fué de segunda mano. En ese momento ni soñar con uno nuevo.

Botanizando en la Casa Verde

Pero poco a poco en el extranjero la idea típica de colombiana de mirar de reojo el mercado de segunda mano la he ido reemplazando por otra más de praciticidad y respeto al medio ambiente. En primer lugar porque en la sociedad sueca se consume mucho y se botarían muchas cosas totalmente usables y buenas de no ser porque los suecos han encontrado una forma de reciclar aquello que ya no usan. Y viendo las montañas de cosas totalmente usables que podrían pasar a engrandecer los basureros, pues es entendible que botar cosas no es para nada bueno con el medio ambiente. Cada cosa tomó energía (quizás proveniente del petróleo) para ser hecha. En el proceso de hacerla se usaron materiales como el algodón, el plástico, el cuero etc, que en últimas fué sacado de la naturaleza.

Cuántas cosas necesitamos de verdad? Cuántas cosas no yacen en nuestras casas sin ser usadas? Cuántas cosas usamos en su tiempo pero ya no y aún podrían ser usadas? Cuánto no le ahorraríamos al planeta reciclando aquello que ya no usamos nosotros mismos? Quizás otros pueden encontrarle un uso y así evitar comprar una cosa nueva?

A diferencia de Colombia, en Suécia existen muchos lugares donde usted puede donar sus cosas de segunda o venderlas por un mejor precio que lo que cuesta nueva. La página de internet Blocket es conocida por reimundo y todo el mundo en Suécia, y no sólo conocida sino que viene solidificándose como una institución. Necesitas una mesa de centro nueva? No quieres gastar una fortuna? Pues mira en Blocket para ver que encuentras. Si quieres vender tus zapatos en los cuales descubriste que no podías bailar? Pues véndelos. En Blocket se encuentran compradores y vendedores vendiendo y comprando sus cosas usadas a precios muy bajos. Se puede encontrar de todo, desde ropa, juguetes, herramientas, muebles hasta vestidos de novia, pasajes de tren etc. Una maravilla! Ahí he vendido y comprado cosas yo misma. Lo último que vendí fue mi máquina de alisar el pelo, pues me aburrí de usarla y opté por dejar mi pelo crespo/ondulado siempre. Puse un anuncio, el precio era una cuarta parte de lo que costaba nueva, puse mi dirección y teléfono y a la media hora de haber puesto el anuncio alguien llamó y vino a recogerla a mi casa. Sencillísimo!

Hace poco descubrí otro segmento de este gigantesco mercado de cosas de segunda mano. Antier estuve en un lugar en Estocolmo llamado La Casa Verde. Me lo había recomendado una amiga que hace muy poco se convirtió en madre por primera vez. – “Tienes que ir ahí! hay de todo para los bebés y niños, con 100 Euros compras un montón de cosas”. Dicho y hecho!

Me fuí a ver qué era lo que había en la famosa Casa Verde y me encontré con un mundo nuevo. Los niños tienen su propio mercado de segunda (obviamente son los padres los que compran). En este lugar, los padres de niños que ya dejaron atrás varias mudas de ropa, juguetes, zapatos, etc, van y dejan sus cosas poniéndoles ellos mismos un precio. Parte del precio vá para la Boutique, y el resto para los padres. O si se quiere, se puede cambiar esa ropa/juguetes por otros que necesiten y estén en la Boutique, y que sea más o menos por el mismo precio.

Excelente idea! Una especie de trueque entre padres con hijos creciendo rápido. Según me cuentan, mi bebé cuando nazca tendrá una talla, pero en sólo un mes ya no podrá usar la ropa que usaba de recién nacido. Qué tal! Osea que el largo de vida de una prenda de recién nacido es menos de 30 días? Como madre primeriza he entendido que mi bebé se crecerá en un dos por tres sin yo tener tiempo de entenderlo de verdad. Y a la vez, dejando botado tanto ropa como silla para el carro, coche, ciertos juguetes, camitas, etc.

Pues bién, 100 Euros alcanzaron para un montón de cosas para mi nuevo bebé que está en camino. Ropa en buen estado usada por otros bebés que se crecieron en un dos por tres. Algunos dirán que a los niños hay que darles “lo mejor”, que siendo el primero debería considerar comprar cosas nuevas que sus (quizás) futuros hermanos puedan usar. Pero yo pienso diferente. En primer lugar “lo mejor” lo trataré de medir en amor, tiempo y paciencia más que en cosas materiales. “Lo mejor” se lo daré tratando de ser ese ser que mi bebé necesita para desarrollarse y estar como apoyo durante su vida. Pienso también que mi bebé pertenecerá a una generación con menos ríos, con más daños ecológicos, le tocará vivir enormes catástrofes naturales, pues este sistema económico de consumir sin parar, cuyo lema es “shop until you drop” (compra hasta que no puedas más!) nos está llevando por un sendero muy peligroso. De por sí, la naturaleza de la cual disfrutaron mis padres, no he podido disfrutarla yo (mi mamá se horroizó cuando fué a Taganga este año, en 1980 Taganga era un remanso de pescadores con una playa espectacular y un entorno verde, este año, cuando yo fuí por primera vez, era ya un pueblo grande, con muchos turistas, playas en las que ya casi no se podía bañar y un entorno seco).

Puesto que este bebé que espero quiero que sea una personita consciente del medio ambiente y piense antes de consumir las cosas materiales que le brindará este mundo, pues creo firmemente que será una muy buena forma de de empezar ese aprendizaje con ropa de bebé en muy buen estado proveniente de la Casa Verde. – Aquí el “verde” sí tiene un significado… nó como en “Partido Verde“.

La Casa Verde

La Casa Verde

comentarios
  1. walthere dice:

    Excelente idea, si bien es cierto que en colombia es difícil alejarse de la idea de consumo que nos proponen los medios de comunicación, de un tiempo para acá en Cali han aparecido varias tiendas con articulos de segunda muy interesantes.
    Pensando en lo mismo desde hace un tiempo he dejado de comprar zapatos y remontar cuantas veces sea posible la suela de los que tengo.

    • Joanna dice:

      Ay que bueno! Voy a buscar esas tiendas entonces! Mándame direcciones y en cuanto llegue a Cali voy a visitarlas. Gracias por tu comentario!

  2. Uy ojalá hubieran esas tiendas en Bogotá! (¿O las hay? ¿Dónde?)

    Muy bonita tu entrada de blog, ahora falta convencer al resto del país.

  3. Joshua David De La Pava Roys dice:

    Hablando de cosas usadas.

    En Colombia es habitual que la ropa (hablando de ropa) del mayor de los chicos de la familia sea usada por todos los que vienen después de el, en mi caso mi ropa la usaron mis hermanos, hasta mis primos, y no es precisamente por que no haya como comprar. Pueden preguntar a un colombiano y seguramente responderá con que alguna vez uso ropa usada regalada por un familiar, ahora si lo que quieren es comprar ropa usada por un extraño, tampoco es problema, en el centro, en chapinero la encontrarán, de hecho en la 63 hay dos cuadras completas de artículos usados que van desde zapatos hasta gorras.

    También deberían observar que en cada barrio es usual encontrar una sastrería, y allí no sólo se lleva ropa nueva para que le hagan el dobladillo, o le ciñan la cintura, también todavía en muchos barrios encontraran las zapaterías y al zapatero remendón.

    Finalmente busquen en mercado libre Colombia, y observaran que por este medio el colombiano promedio adquiere muchos artículos usados.

    • Joanna dice:

      Sí es cierto que en Colombia es habitual heredar la ropa y zapatos de los hermanos mayores o de familiares. Pero también es cierto que existen prejuicios frente a comprar cosas de segunda mano. Hablando de la ropa la generalidad es usar ropa nueva si se tienen los medios para hacerlo. El negocio de lo usado básicamente es para personas con escasos recursos. También en Mercado Libre se ven artículos nuevos, lo cual no se vé en el site sueco que puse. Yo digo esto porque conozco, porque así actúa mi familia y porque así actúan mis amigos, es una cosa cultural que tiene mucho que ver con que los estratos sociales aquí son mucho más marcados que por ejemplo en Suécia, donde no hay tanta “pérdida de estatus” en comprar cosas usadas, se vé como lo normal. Bobo fuera el que comprara algo nuevo si lo puede comprar en buen estado y por mucho menor precio, esa es la mentalidad allá en muchas cosas, los artículos del hogar, la ropa, electrodomésticos, ciclas, etc etc… pero también es cierto que el sueco consume más y tiene más poder de consumo que un colombiano común. Las únicas personas que buscan frecuentemente las cosas usadas (ropa sobre todo) han sido los desplazados con los cuales he trabajado. Y hablando con mis amigos es común que me digan que es que no se quieren poner la ropa de alguien a quien no conocen… “energía” de la primera que la usó y por eso no es bueno, hay muchas culturas asiáticas que tienen ese pensamiento, y es válido culturalmente. En Colombia no entanto, es más la pérdida de “estatus” social que hace que mucha gente aspire a las cosas nuevas y les dé mayor valor.

  4. Joshua David De La Pava Roys dice:

    En parte estoy de acuerdo, sin embargo el colombiano promedio, cambia de ropa cuando a su ropa vieja no le cabe un remiendo más, es usual escuchar a la gente diciendo “mmm….. todavía a estos zapatos, camiseta, camisa etc…. Aguanta un poco más” y obvio las clases altas no usan ropa usada , otra variable importante a tener en cuenta es que actualmente en Colombia existe el boom de las tarjetas de crédito, hace 5 años no era tan fácil obtener una por lo menos no para quienes tenían menos de 3 salarios mínimos , ahora te las regalan en los supermercados, también se debe tener en cuenta lo corrosivo que es el poder adquisitivo y como en si es una novedad para nosotros es natural que una mentalidad consumista he impulsiva se sienta actualmente entre nuestros compatriotas. Y claro con respecto a mercado libre, hay artículos nuevos, y se venden también muchos, pero insisto en artículos usados también encontraras hasta zapatos que se venden en una proporción considerable.

  5. angela dice:

    espero no incomodarlos con mi comentatio si tuviera algo q donar lo haria de todo corazon pero mi situacion economica no me da para eso, antes quiero pedirles si me pueden colaborar con ropita para mi y para mi bb de 2 años les agradeceria con el corazon vivo en manizales mi tel es 3145468119

  6. alejandra dice:

    Hola yo tengo una bebe de 13 meses y mi situacion economica no es muy buena y les agradeceria muchisimo que me regalaran algo de lo que tienen gracias

  7. me gustaría que me ayudaras tengo una Fundación y recojo cosas de segunda para donar a personas de bajo recursos – se organizan bolsas con una sola talla y se donan.

    Regala lo que ya no necesitas,
    Por un mundo mejor, sé solidario: comparte lo que no utilizas.
    Puedes donar todo tipo de cosas que ya no necesitas a personas que las podrían utilizar. Desde ropa o juguetes para niños, hasta muebles y electrodomésticos de segunda mano.

    Este proyecto pretende contribuir a de forma responsable, a compartir con los demás, cuidar el medio ambiente y ayudar en tiempos difíciles. Deshacerte de las cosas que no necesitas te hará sentirte feliz !!.

    Me pueden avisar a este número 3217774771, se recogen las cosas que usted done

    http://www.actiweb.es/frescuva

    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s