Libros a leer en la lluvia

Publicado: 17 noviembre 2010 en Libros

En el reciente viaje a México aproveché a comprar unos libros que ya me estoy leyendo, y la verdad es el único pasatiempo chévere para días lluviosos como los que tenemos en Colombia en este momento.

Un libro que recomiendo muy encarecidamente es “The Shock Doctrine” de Naomi Klein. Sobre todo si usted todavía piensa que el “libre mercado” y la doctrina neoliberal es “democrática”. Me tomó un tiempo leerlo porque es un mamotreto, pero no es aburrido para nada. Es al contrario muy bueno en enganchar al lector, aún aquellos no economistas. Además porque Klein toma ejemplos de distintas partes del mundo, desde Chile con Pinochet, cuando el neoliberalismo fué impuesto al precio de asesinatos y desparecidos, hasta Iraq, donde toda la hecatombe provocada por USA no es con la santa intención de darles “democracia” y “libertad” a los iraquíes. Para la muestra un botón: el petróleo iraquí, que era del Estado (si bién Sadam lo manejaba a su antojo), ahora es de empresas occidentales que se lo feriaron en una subasta en Bagdad. – Qué diferencia hay para el iraquí de la calle que su petróleo antes fuera de Sadam y ahora de empresas donde las decisiones se toman fuera de sus fronteras?

La doctrina de choque, relata cómo los poderosos de la economía (que no son precisamente los que elegimos en las urnas, o sino pregúntenle a Mandela) aprovechan los momentos en que una sociedad entra en choque para hacer todos los cambios en sentido neoliberal que puedan. En ese momento la sociedad no reacciona. No alcanza a comprender lo que está pasando. Un choque para una sociedad puede ser ocasionado por un golpe militar (Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay – que fueron los primeros laboratorios para Milton Friedman, el padre del neoliberalismo) o bien pueden ser guerras, intervenciones (Iraq), revueltas sociales (Suráfrica) o desastres ecológicos (el Huracán Katrina en New Orleans o el tsunami en Sri Lanka).

En cuanto a desastres ecológicos, Klein inicia su capítulo con una frase algo así como: las catástrofes no son democráticas. Es falso que el daño sea para todos por igual y producto del destino. Las catástrofes afectan principalmente a los grupos más vulnerables de la sociedad. Son ellos los que llevan del bulto en un terremoto, en un tsunami, en un huracán, en las inundaciones. Los grupos más fuertes de la sociedad siempre se ubican y se preparan para las catástrofes. Los vulnerables son dejados a la deriva. Hasta lo mismo se puede ver con la enfermedad del SIDA, que si bién tiene la misma reacción en todos los cuerpos humanos, unos son más vulnerables a ser contagiados (bién sea por falta de acceso a la información, por culpa del papa que dice que los condones son pecado, porque no hay cómo cuidarse etc) y una vez contagiados, aquellos con músculos económicos y en el primer mundo tienen acceso a medicinas y tratamientos para mejorar la calidad de vida. Los que no tienen cómo se jodieron literalmente. Entonces la reacción biológica es la misma, pero el contagio y el tratamiento nó, dependen de factores puramente sociológicos y económicos. El SIDA entonces no es democrático. Se padece distinto.

Y totalmente cierto. Nada más pensemos en las lluvias que caen en todo Colombia ahorita mismo. No vemos ni a los Santo Domingo, ni a los Santos, ni a los Uribe Velez, o los Calle, o los Lloreda, o los Dangond, los Diaz-Granados y todos los demás con apellidos ilustres sufriendo por las inundaciones y los rios desbordados. Ellos tienen todo friamente calculado, y plata para prevenir. Los demás que se jodan, pues aquí el Estado no vé por aquellos que hoy son víctimas. Si ni siquiera respondió por los de Armero que en este noviembre conmemoraron 25 años de la desastrosa avlancha, y en los periódicos los sobrevivientes dijeron que seguían en la pobreza.

Ahora tengo en mi lista otros libros por leer. Y en México aproveché para comprar pues eran mucho más baratos que en Colombia. En este país parece que leer libros es un lujo porque cuesta demasiado comprar. Y las bibliotecas no es que abunden tampoco. Será que por eso es que somos tan pelotas y no concemos ni de historia? Quería escribir “brutos” … pero pongo algo más amable. Un libro en quen Colombia me podía costar los 20000 pesos (y eso que sería un libro barato) en México lo conseguía por 7600 pesos!! Pues claro, me volví loca mirando y comprando libros. Estos son tres seleccionados que empecé a leer. Y prometen….

Al mal tiempo… buen pasatiempo!

 

En mi cartera hoy: Los amos de la prostitución en España... hmmm

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s