Erase una vez una quinceañera

Publicado: 11 noviembre 2010 en Libros, Mujeres

Hace un tiempo largo ya encontré este libro en una librería en Suécia: “Once upon a quinceañera” de una antropóloga dominicana de nombre Julia Alvarez. La semana pasada lo terminé de leer y me dejó más rica en perspectivas para ver este ritual.  “Once upon a Quinceañera” trata desde un punto de vista antropológico el ritual de los quince años, tan arraigado en varios paises latinos. Lo interesante es que Alvarez lo mira desde su perspectiva como dominicana, pero también “desde afuera”, con sus ojos de académica estadounidense.

Alvarez no tuvo nunca una fiesta de 15 años. Ella llegó a los Estados Unidos siendo niña de 7 años como refugiada política con su familia, durante la dictadura en la República Dominicana. Para cuando cumplió los 15 años su familia andaba pensando en otras cosas, en salir adelante en el nuevo país. Ella ayudaba a su padre médico en un consultorio en Queens donde todos los pacientes eran latinos y sólo se hablaba español. El mejor regalo que consideraron sus padres fué una buena educación en un colegio con puras niñas estadounidenses para que aprendiera bién inglés y tuviera las bases para salir en el nuevo país.

Alvarez se demoró un tiempo en saber qué iba a hacer con su vida. Sólo hasta después de los 30 empezó a escribir y se convirtió en antropológa. Una de los temas que le interesan, como buena feminista es temas de género. Pero también como buena inmigrante, temas de migración. Y como buena antropóloga se dedica en este libro a estudiar “los quince”, un ritual que caracteriza a los latinos en Estados Unidos y que además es uno de esos rituales que tenemos para nuestro “coming of age” – el hacernos viejos.

Lo que más me gusta de la antropología es que nos entrena para ver “culturas”, cosas que hemos creado y que no son “por naturaleza”. Muchos pensarán que obviamente “los quince” deben celebrarse. Pero no es así. Es un ritual construido como el de la henna para las novias hindúes, el ritual de pasar unas noches en el campo africano para los hombres de ciertas tribus africanas (con esto se hacen hombres adultos). Pues bién, el ritual de “quinceañera” es algo parecido. Es una marcación de que “la niña” deja de ser “niña” para convertirse en “mujer”. Pero porqué justo a los 15? Porqué no a los 18? a los 20? Qué marca ser “mujer”, muy seguramente a los 15 ni tenemos idea de qué es ser adultos, pero lo que se marca aquí inconscientemente es que es madura biológicamente.

Alvarez estudia el ritual en sí y la situación de las jóvenes latinas en USA.
Todos necesitamos rituales. En Suécia no existe el cocepto de “fiesta de 15”, pero sí noté que el ritual de “hacerse adulto” toma más o menos lugar en esos años, cuando los muchachos empiezan a beber a escondidas. Y la gran fiesta vendría siendo para hombres y mujeres por igual la graduación de high school o gymnasium, que es mucho más celebrada que cualquier fiesta, inclusive que el grado de universidad, y toma lugar a los 19 años. Pero en nuestro mundo latino, celebramos sólo a las niñas, no a los niños. A ellos no se les celebran ni los 15, ni los 18 ni nada. Ellos al parecer se hacen adultos sin necesidad de presentación.

La cultura latina es una cultura con fuertes componentes machistas. Y en este sentido ve Alvarez el ritual de 15. “La niña” es vestida como una “princesa” y presentada ante la sociedad como una mujer. En algunos paises se les quita la banda de la pierna, o después del vestido de princesa quedan en un vestido pequeño sexy. Bailan el vals con su corte de hombres, con su padre, hermanos y de último con su edecán. La familia echa la casa por la ventana para mostrar que tiene con qué. La fiesta es para mostrar. Mostrar la prosperidad económica de la familia y mostrar a su “princesa-mujer”.

Este ritual no lo ha perdido de vista el comercio gringo, o mejor dicho, la forma de pensar del comercio gringo. Pues resulta que los mismos latinos se encargan de vender todo lo que necesitas para una buena fiesta de 15. Unos son especialistas en la limosina, otros ofrecen “asesoramiento”, otros el vestido, algunas señoras se encargan de vender la torta o “dar consejos de abuelita”, el maquillaje, el peinado, la corte de muchachos, las clases de vals, los recuerdos de la fiesta, el dj, etc etc. Hasta hay revistas y páginas de internet especializadas en el tema, cual si fuera una boda la que se fuera a celebrar.

Pero se pregunta Alvarez, porqué gastar tanto? Porqué endeudarse tanto cuando estamos viviendo en una sociedad donde la mayoría de nosotros nos tenemos que rasgar las vestiduras para poder mantener la cabeza sobre el agua? Porqué hacerle creer a “la niña” que es una princesa cuando necesitamos prepararla para ser una guerrera? Y saca a relucir la realidad de los jóvenes latinos: en ciertas localidades de USA hasta el 40% de los jóvenes latinos deja la escuela tirada, la comunidad latina tiene alto grado de criminalidad y una de cada seis adolescientes latinas intenta el sucidio, las latinas cuentan con un alto porcentaje de embarazos no deseados en este país, muchas salen de sus 15 directo a vivir la experiencia del embarazo. Además en muchas familias el dinero se invierte en la educación del varón y no de la mujer e inclusive persiste la resistencia a dejarlas ir solas a estudiar en College lejos de sus familias y el cuidado de sus padres y hermanos.

En definitiva, para que una jóven latina pueda salir adelante en Estados Unidos, sin apoyo de una familia adinerada de su país, tiene es que ponerse el traje de batalla, más que el de princesa. Tendrá que peliarse con sus dos culturas. Qué escoger? Qué guardar de la cultura de sus padres? Qué coger de la cultura de su país? – porque ya USA pasa a ser su verdadero país. Cómo salir adelante como una minoría, si bién grande, pero minoría? Cómo enfrentar el NO de papi a ir a la otra costa a estudiar solita?

Pero antes de todo eso, su familia se endeudará. La vestirá de rosado ( u otros colores pasteles) y le harán una fiesta de nunca olvidar. En esos momentos quizás hable con su madre sobre lo que significa ser mujer, quizás. Porque es en esa época, en que también mejor nos llevamos con nuestros papis. Más que con las mamis. Sin embargo son las mamis las que más se esfuerzan en darle esa fiesta a su niña. Lo que notó Alvarez es que muchas veces, las madres no tuvieron esa fiesta. En nuestros países, el ritual de 15 al parecer era más para la clase alta, y nó para la baja. Por lo tanto al llegar a Estados Unidos y medio conseguir la forma, las familias de clase media y baja empiezan a darle esta fiesta a sus niñas también, cumpliendo así el sueño de las madres que nunca tuvieron una.

Y según el libro, como ya la clase alta residente en Miami notó la “popularización” de este ritual, entonces ya no hacen uno ellos mismos. Sus nenas se van de viaje o la fiesta ya se hace a lo loco, en una discoteca. Nada de vals ni cosas de gente baja (hm!).

Me gustó mucho leer a Julia Alvarez. Una mujer realmente interesante e inspiradora. A través de su investigación nos enteramos un poco de su vida, de cómo fué para ella volverse adulta en los USA de los años 60 y 70, y cómo su madre se persignaba y le dejaba de hablar cada vez que la autora se divorciaba. Y el libro escrito en “spanglish” lo hace muy ameno de leer.

Y por demás, a mí tampoco me hicieron una fiesta de 15. Aunque aún no era inmigrante en esa fecha, mis padres tenían sí muchas cosas en qué pensar. Pero la torta sorpresa que me hicieron mis amigas, la visita imprevista de mi tía y el llanto de mi hermanita porque creía que me iba a casar e “irme de la casa”, lo hizo un día inolvidable. Al igual que el ramo inmenso de rosas rosadas que me mandó mi papá, con una nota que en ese momento no entendí. Pero que hoy entiendo fué escrita para una guerrera: “Esfuérzate por ser feliz”.

 


Once upon a Quinceañera - by Julia Alvarez

Revista "Miss Quince" en una calle en México

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s